Precedencias en la mesa. El sistema Francés


En el sistema Francés, las precedencias se sitúan en el centro de la mesa. Por costumbre de elemental supervivencia, y para poder ver al enemigo – si lo hubiere – el anfitrión se sienta de espaldas a la pared, mirando hacia la ventana. Por el contrario, la anfitriona, enfrente y de espaldas a las ventanas, mira hacia la puerta de entrada del servicio, lo que le permite cumplir con su misión de gobierno de la casa.

La gran ventaja del sistema de precedencias francés es que favorece la conversación. Al estar las dos presidencias situadas enfrente la una de la otra, de forma muy próxima, se permite una agrupación de los invitados de mayor categoría, sentados sucesivamente a derecha e izquierda de las presidencias, formando así un polo de conversación importante.
De este modo, las personas relevantes están juntas y pueden hablar entre sí, y con los anfitriones. Por esta razón, este es el sistema más utilizado en general y específicamente en España, para las comidas oficiales o de trabajo.

Pero no todo son ventajas, porque se perjudica la conversación de los extremos de la mesa, al estar polarizada la conversación importante en el centro. En ocasiones la conversación de los extremos sucede de forma pasiva, o sencillamente no hay conversación y se limitan a escuchar la conversación activa y relevante del centro de la mesa. Así mismo, este sistema resalta las categorías, y pone en evidencia a los invitados de menor importancia.

En el próximo post, hablaremos del sistema Inglés y sus ventajas e inconvenientes.

 

*El gran libro del protocolo. José Antonio de Urbina