Bodas de invierno, el frío no congela el amor

¿Qué tiene el verano para las bodas que no tenga el invierno? El calor se puede conseguir fácilmente pero, ¿qué hay de un paisaje nevado o una decoración totalmente distinta a la habitual e invernal? El amor no entiende de estaciones y tú, te puedes casar en invierno.

Muchos, y cada vez más, ven esta época como la ideal para celebrar su boda. Para algunos seguirá siendo una locura imaginarse el frío durante este día tan especial, pero siempre habrá valientes que lo verán como una de las locuras de su vida. Aquí te contamos algunos de los motivos por los que eligen invierno para su boda:

 

Ventajas de las bodas de invierno

  • Tanto los novios como los invitados se sienten más cómodos sin el calor sofocante del verano, que muchas veces genera problemas con los trajes y vestidos.
  • Al ser una estación menos “solicitada” para las bodas, los precios para las reservas del lugar o la decoración son más económicos y tenemos más opciones dónde elegir.
  • Por el mismo motivo, también es más fácil encontrar una fecha (los lugares no están reservados por otros)
  • Será inolvidable por los invitados, ¡probablemente sea la primera boda de invierno a la que acuden!
  • Si tu luna de miel ideal es calurosa, no te preocupes: en América central y otras zonas es verano en esta época.
  • Las fotos de tu boda serán preciosas: tendrán una atmósfera única y una luz especial. Si encuentras un paisaje nevado… imagina todo blanco.

Decoración boda de invierno ESPRI

El traje de la novia y la ubicación

Todos conocemos el atuendo de una novia de verano, pero ¿alguna vez nos hemos imaginado como sería abrigarse con vestido blanco? Invierno es la mejor época para que la novia luzca abrigo, capa, bufanda o lo que haga falta para no pasar frío, sin perder un ápice de elegancia. Para ello, puedes elegir desde tonos blancos como el vestido, hasta grises que contrasten, pero sin llegar a desentonar.

Boda de invierno casa ESPRI

Si tu boda va a ser íntima y de pocos invitados, la localización perfecta puede ser una cabaña de montaña. Si por el contrario tienes idea de montar una boda a lo grande y no sabes qué lugar escoger, no te preocupes, una sala neutra con una decoración excepcional puede ser el sitio estupendo. Y sí sabes de antemano que el paisaje va a ser nevado, busca sacarle el máximo partido con un lugar de grandes ventanales, para que todos puedan sentirse como si estuvieran en la nieve, pero sin pasar nada de frío.

Para la decoración escoge colores invernales como el plateado, el azul o el blanco. Además puedes utilizar elementos decorativos parecidos a los de la navidad (o navideños también, ¿por qué no?) como las velas, luces, copos de nieve etc.