Cómo llevar sombrero en actos y eventos

Un sombrero es un accesorio muy elegante y sofisticado siempre que se lleve de manera adecuada. Lo primero es admitir que no se puede llevar cualquier sombrero con cualquier look, y que no todos los sombreros nos favorecen.  Aquí te damos algunos consejos para que elegir sombrero y saber cómo llevarlo sea tarea fácil para ti:

El tamaño del sombrero

Además de haber valorado el tamaño de tu cara, y buscado una proporción adecuada de sombrero para que no parezcas una seta andante, no podemos olvidar la normativa. Esta dice que a medida que avanzan las horas del día, el sombrero ha de decrecer, es decir, que en un evento de día puedes llevar un sombrero grande (una pamela, un maxicanotier…), pero si el evento es de noche, tendrás que dejar esos para otra ocasión y lucir un sombrero más pequeño. Esta norma se aplica tanto a las mujeres como a los hombres.

sombrero ESPRI

Cuando quitárselo

Por norma general, una mujer no debe quitarse el sombrero durante el acto en ningún momento. Si tu sombrero es tan grande que resulta molesto a otras personas (por estar sentadas detrás y quitar visibilidad, por ejemplo), en ese caso, sí, es mejor quitárselo, y volvérselo a poner cuando resulte adecuado. El protocolo permite que la mujer lleve la cabeza cubierta en recintos interiores al igual que cuando habla con otra persona. Sin embargo, los hombres deben descubrir su cabeza tanto para saludar como para mantener una conversación con otros.

La forma de tu cara y tu sombrero

A todas no nos favorecen los mismos sombreros, por eso es importante dar con el apropiado para nuestro tipo de rostro. A las caras más redondeadas le van mejor los sombreros con volúmenes altos y poca ala (pero levantada) y la copa un poco alta. Para los rostros alargados, por el contrario, se recomiendan sombreros de copa ancha y baja que se levanten a un lado. También tendrás que tener en cuenta otros detalles más pequeños, pero que también pueden condicionar tu elección. Por ejemplo, si tu nariz es muy pronunciada, te quedará mejor el ala levantada a un lado. Si tuvieras los ojos muy juntos, esta debería llegar a la altura de las cejas. Y si tus pómulos son muy pronunciados (suertuda), te encajará prácticamente cualquier sombrero o tocado que te atrevas a llevar.

Sombrero blanco ESPRI

Tu look y tu sombrero

Una vez identificada la forma de sombrero apropiada para tus facciones, no puedes olvidar buscar algo acorde con el look que vas a llevar. Si no quieres estropear tu look, tienes que conseguir un sombrero que siga la misma línea que este, que no desentone, y que mantenga un cierto juego cromático entre tu ropa y tus complementos.

Si vas a llevar un traje de chaqueta, un vestido muy sencillo o un abrigo, está claro que te irá genial un sombrero para complementar el look. Por el contrario, si tu idea es llevar un vestido vaporoso, combínalo mejor con una pamela. Además, es importante buscar un sombrero que no arroje sombra más abajo de tus ojos, y que tampoco sea tan grande como para que te resulte complicado llevarlo puesto.

Un sombrero para tu personalidad

Lo más importante a la hora de vestirse, es sentirse a gusto con uno mismo. Si tú te sientes elegante y guapo, transmitirás esa seguridad a los que te rodean. Es por este motivo por lo que no solo hay que seguir las normas y encontrar las formas y colores adecuados, si no que también hay que buscar aquel sombrero que nos haga sentir seguros de nosotros mismos, y bien. Solo el sombrero con el que estemos cómodos conseguiremos mostrar nuestra personalidad en vez de ocultarla.

Con todos estos consejos, ¿crees que sabrás elegir sombrero para tu próximo evento?