Felicitaciones de Navidad

Es imposible negar que las felicitaciones de navidad o christmas han ido desapareciendo y perdiendo importancia en los últimos años. Solo hace falta pararnos a contar cuantas recibimos durante estas fechas en nuestras casas y seguramente tendremos suficiente con los dedos de una mano. Pero en el mundo empresarial, aunque el correo electrónico y las redes sociales empiecen a tomar protagonismo, su utilización sigue siendo imprescindible para felicitar a clientes, proveedores y colegas.

Lo más habitual es comprar felicitaciones que ya vengan con un texto pre-impreso para así ahorrar trabajo en el caso de que se tengan que mandar muchas. Aun así, es importante tener en cuenta varios aspectos.

El idioma

Una buena costumbre es elegir una felicitación con textos en varios idiomas y así llegar a todos nuestros clientes por igual.

felicitaciones navideñas idiomas ESPRI

Firmar todas las postales

Algo tan simple como un garabato ya le da un toque más personalizado a la felicitación y denota el haberle dedicado un tiempo. También se puede optar por añadir una tarjeta de visita de la persona que la manda, sobretodo en el caso de empresas muy grandes o multinacionales.

Temas neutros

En el caso de empresas internacionales es importante que el tema de la felicitación sea neutro, sin hacer hincapié en temas religiosos o culturales, de esta forma se evita poder herir sentimientos.

felicitacion neutra ESPRI

El tiempo

Se deben mandar con suficiente antelación para que lleguen a tiempo a todos sus destinatarios, teniendo en cuenta que muchas empresas cierran por vacaciones y que las oficinas de correos se colapsan más en estas fechas. Es preferible que lleguen con algo de antelación, que no que lleguen tarde.

Tendencias de moda

Una opción que en los últimos años está muy de moda es comprar felicitaciones de alguna ONG u organización religiosa, de esta forma se aprovecha para colaborar con dicha organización y además hacer notar a nuestros clientes y proveedores el carácter solidario de la empresa.

Y vosotros, ¿seguís mandando felicitaciones navideñas o os decantáis por las redes sociales y el e-mail?